Aunque hasta ahora nadie había sido capaz de plantarle cara legalmente al cantante Rain, parece ser que al cantante se le van a poner las cosas feas este fin de año.

Mientras él se divertía en Beijing y sobaba a unas chinas mientras cantaba, un juez hawaiano lo veía por televisión sonriendo y mascullando entre dientes: ‘Tu show aun no ha terminado’.

Bueno, igual esto no pasó exactamente así, seguramente fue más aburrido y burocrático pero eso da igual.


El caso es que la justicia del país donde encierran cerdos en la arena y se visten con hojas de palmera ha citado al cantante coreano el próximo 4 de noviembre en las cortes.


El motivo es que Rain suspendió un concierto de un día para otro en dicho país el pasado mes de junio y ahora las empresas que organizaron el evento le reclaman daños y perjuicios, por unos cuatro millones concretamente.


Las empresas ya lo intentaron por la vía judicial coreana pero Rain ni su equipo se digno a presentarse en las cortes, así que ahora jugarán en casa dónde si tendrán más apoyo. De todos modos, Rain puede pedir un alargamiento de la vista que puede ser de entre dos y tres meses.


Preguntada la agencia de representación de Rain, J-tunes, sobre este suceso, ellos se lavan las manos y pasan de Rain. Suponemos que estarán hasta la coronilla de la tonadillera coreana.


No es la primera vez que Rain tiene estos arrebatos folclóricos de suspender conciertos abruptamente: Atlanta, Nueva York, San Francisco o L.A fueron otras de sus víctimas.


Malos vientos para el dulce chico que un día nos robó el corazón con sus abdominales y esa sonrisa que se expande lateralmente hasta el infinito.

Creditos: kamefansub

Anuncios